Libro de buen amor


El Libro de Buen Amor

Autor: Juan Ruiz.


El Libro de buen amor (1330 y 1343), también llamado libro del Arcipreste o libro de los cantares, ya que los manuscritos existentes no facilitan un título, es una obra del mester de clerecía del siglo XIV. Es una composición extensa, compuesta por más de 1700 estrofas de carácter variado, cuyo hilo conductor lo constituye el relato de la autobiografía ficticia del autor (Juan Ruiz, Arcipreste de Hita). Está considerada una de las cumbres literarias españolas de cualquier tiempo, y no solo de la Edad Media.

Su autor Juan Ruiz utiliza el seudónimo de “Arcipreste de Hita”. El libro apareció por primera vez en 1330 (S.XIV) perteneciente al género literario de la poesía.  Con una serie de composiciones líricas religiosas, casi siempre marianas (Gozos de Santa María).

El libro se caracteriza por la variedad de contenido ya que posee narraciones amorosas, serranillas, elementos didácticos, composiciones líricas… además de sus estrofas de cuaderna vía, zejelescas, etc. Resalta por tener tono serio, festivo, religioso, profano…

Los materiales centrales de que consta esta obra son: 
  • La introducción: donde el autor explica el sentido e interpretación del libro. Consta de una plegaria en cuaderna vía a Dios y a la Virgen en que solicita su ayuda, en prosa que adopta el género de sermón culto (en castellano) invoca el favor divino para llevar a cabo el libro, para terminar con dos gozos líricos a Santa María.
  • Una autobiografía ficticia del autor, que constituye el hilo conductor de toda la obra. En ella se relatan sus amores con distintas mujeres, todas de diferente origen y condición social: una monja, una dueña que vio estar orando, una panadera, una mujer de alta posición, varias serranas, etcétera, ayudado por alcahueta, Urraca, más conocida como la Trotaconventos.
  • Una colección de enxiemplos: Cuento del que se trata de extraer algún tipo de enseñanza aplicable a la vida real, era frecuente en la Edad Media; pertenece al género narrativo, sirve  como cierre de los episodios.
  • La disputa entre el autor y don Amor donde el primero acusa al Amor como responsable de los pecados capitales y el segundo da consideraciones de cómo ha de ser la mujer y el galán.
  • La narración de los amores de don Melón y doña Endrina.
  • El relato alegórico de una batalla entre don Carnal y doña Cuaresma.
  • Un comentario al Ars amandi del poeta latino Ovidio.
  • Sátiras, composiciones líricas religiosas, casi siempre marianas (Gozos de Santa María), profanas como el planto a la muerte de Trotaconventos.
  • La estructura resultante en la mayor parte de los libros medievales es la que se ha venido en llamar relato en sarta.

PERSONAJES: 

  • Arcipreste de Hita: Juan Ruiz es también es a la vez autor y personaje principal de la obra. Éste era arcipreste de la región de Hita. El Arcipreste se autodefine como mujeriego ya que se enamora de las mujeres muy a menudo con el fin de buscar el amor verdadero.
  • Trotaconventos: Es una mujer que vende joyas y es astuta así como experta en asuntos de amoríos por lo que el arcipreste y Don Melón le piden consejos amorosos. Se piensa que la Trotaconventos es la predecesora de la Celestina. 
  • Doña Endrina: Es una bella mujer, un tanto desconfiada que acaba casándose con Don Melón. 
  • Don Carnal: Su personaje simboliza a la carne por lo cual está en plena disputa con Doña Cuaresma. Doña Cuaresma: Su personaje simboliza el periodo en el que no se puede consumir carne por lo que siempre está en disputa con Doña Cuaresma.
  • Don Melón: Es la parte consciente del Arcipreste. Está casado con Doña Endrina.


FRAGMENTO PARA EXPLICAR:

EL ARCIPRESTE DECLARA SU INCLINACIÓN AL AMOR.

Aristóteles dijo, y es cosa verdadera,
que el hombre por dos cosas trabaja: la primera,
por el sustentamiento, y la segunda era
por conseguir unión con hembra placentera.

Si lo dijera yo, se podría tachar,
mas lo dice un filósofo, no se me ha de culpar.
De lo que dice el sabio no debemos dudar,
pues con hechos se prueba su sabio razonar.

Que dice verdad el sabio claramente se prueba;
hombres, aves y bestias, todo animal de cueva
desea, por natura, siempre compaña nueva
y mucho más el hombre que otro ser que se mueva.

Digo que más el hombre, pues otras criaturas
tan sólo en una época se juntan, por natura;
el hombre, en todo tiempo, sin seso y sin mesura,
siempre que quiere y puede hacer esa locura.

Prefiere el fuego estar guardado entre ceniza,
pues antes se consume cuanto más se le atiza;
el hombre, cuando peca, bien ve que se desliza,
mas por naturaleza, en el mal profundiza.

Yo, como soy humano y, por tal, pecador,
sentí por las mujeres, a veces, gran amor.
Que probemos las cosas no siempre es lo peor;
el bien y el mal sabed y escoged lo mejor.

Puntos para resaltar del fragmento: 
-El arcipreste expresa de forma abierta su interés en el amor mundano.
-Justifica su interés citando a Aristóteles y apelando a que su interés no es más que el instinto natural, el cual recibió de forma natural de Dios.
-También se justifica añadiendo que el ser humano, a diferencia de otros animales, puede reproducirse durante todo el año, lo cual hace que sus permanentes instintos sean a su ver, algo natural e inquebrantable.
-Por último, añade que el ser humano es pecador de forma natural y de esa forma "profundizar" en el mal es algo natural de los humanos.



ENLACES DE INTERÉS:



ELEMENTOS MULTIMEDIA:

  • El autor y la obra


  • Lectura por Carlos Hipólito


  •  Corta representación



COMPONENTES DEL GRUPO:

Elisabet Guirao
Luis García
Alberto de Miguel
Llihe Ramos
Lucas Soria

No hay comentarios:

Publicar un comentario