¿Por qué se hace botellón?


¿Por qué se hace botellón?

Muere una niña de 12 años por un coma etílico durante un botellón en San Martín de la Vega

 

Mañana nada será igual 

Sandra Velasco 



Un día estás bebiendo, riendo, bailado con tus amigos y al día siguiente ya no estás. ¿Ya no estás? Pero, ¿si te lo estabas pasando bien? ¿Por qué no vas hoy otra vez? Ah claro, no te acuerdas de lo que pasó. Bueno, yo te lo cuento.

La otra noche, tenías dos opciones, ir con tus amigos de clase de los que siempre te burlas a ver una película y cenar juntos, o ir con los más populares del instituto a un aparcamiento a beber alcohol a palo seco. ¿Sabes qué opción elegiste? Exacto, te fuiste con esos que siempre alardean de haber llegado a su casa a las siete de la mañana porque estaban de fiesta. ¿Quién iba a perder esa gran oportunidad? Fue fácil mentir a tu madre y decirle que te ibas al cine mientras cogías las botellas y empezabas a beber. Os lo estabais pasando bien, menos mal que fuiste con ellos, ¿no? Al día siguiente te sentiste algo mareado e incluso no te acordabas bien de lo que hiciste, pero te encantó esa sensación. Cuando volviste a clase el lunes, le contaste a tu compañera de pupitre lo que hiciste el sábado, mientras ella te decía que estuvo estudiando y tu claramente, te chuleaste porque tú te lo pasaste mejor. Pasada una semana te volvieron a invitar al cine y al botellón, tú no pensaste ni dos veces qué hacer. Esta vez le dijiste a tu padre que ibas a hacer un trabajo de clase con un compañero pero volviste a ir con los mayores del instituto. Lo que no pensaste es que esa vez iba a ser la última que le ibas a mentir a tus padres. Cuando llevabas tres horas bebiendo sin parar, empezaste a ver borroso y te caíste al suelo. Todos tus amigos se pusieron nerviosos y te llevaron al hospital, pero no pudieron curarte y caíste en ese sueño eterno del que tanto hablan. Ahora a tus padres ya no les quedan más lágrimas que derramar, se les han gastado todas, tu compañera de clase ya no tendrá a quién decirle la unidad que se estudió y claro, ya no volverás a beber, que era lo que más te gustaba. ¿Estás seguro de que moriste haciendo lo que más te gustaba? No creo.

Entonces, ¿sigues pensando que hiciste lo mejor para ti? Te aconsejo que para la próxima vez, pienses mejor qué hacer. Vete al polideportivo de tu pueblo y corre con tus amigos, ve al parque a columpiarte, sal con la bici, quédate en casa jugando a algún juego de mesa, vete a la biblioteca a leer un buen libro, visita a tus abuelos o estudia ese tema que no entiendes. Y no te rías de lo que estoy diciendo, estás en la edad de hacer todo esto, de respirar aire puro y de saber lo que es vivir. Aprovecha, que el tiempo es lo único que no se recupera. Estás en la mejor edad, no la desperdicies, ya que mañana nada será igual.

Comentarios

  1. ANA RODRÍGUEZ OCHANDO

    Este hecho ha sido muy criticado, mucha gente le atribuye la culpa a la educación que sus padres le han dado, otros dicen que la culpa es de la sociedad de hoy en día, esa sociedad en la que según los jóvenes es más guay el que más cosas indebidas hace.

    Pues no les voy a quitar la razón, que ocurriera esta tragedia pienso que tuvo que estar condicionada en parte por los motivos previamente nombrados, pero el factor predominante para mí es el hecho del alcohol, si los vendedores fueran legales y no vendieran alcohol a menores de 18, los menores de 18 no harían botellones, y por lo tanto no tendríamos un caso de una niña de 12 años muerta por un coma etílico.

    Hay miles de tiendas de alimentación que venden alcohol a menores de 18, cuando teóricamente deben pedirte el carnet para poder comprar alcohol, ellos se saltan este paso, y hablamos especialmente de los coloquialmente llamados "los chinos", son tiendas de alimentación, con chuches, bolsas de patatas, helados, tabaco, alcohol, bebidas, etc.
    Y hablo desde la propia experiencia, en cualquier pueblo, por pequeño que sea debe de tener una tienda de este estilo, y pocas son las que se toman esto legalmente, en la edad de 16 años es muy fácil conseguir alcohol, no te piden ni el dni, te ven que más o menos los puedes aparentar y hasta tabaco te venden.

    Y lo que me preocupa a mí, es que de esta manera, los jóvenes cada vez comienzan a hacer cosas indebidas a tempranas edades, sin saber a qué vamos a llegar de aquí a diez años.

    Lo que no entiendo es cómo algo tan conocido como la facilidad de conseguir alcohol en los "chinos", no se ha denunciado, ni la policía ha intervenido en estas situaciones, ¿cómo pretendéis que los niños de 12 años no hagan botellones si solo te hace falta ser un poco alto para que en en los "chinos" te vendan alcohol?

    Esto es muy fácil, si no se vende, no se consume. Hace unos dos meses salió una encuesta que se hizo en todos los institutos de España a cursos desde 1º de la ESO hasta 4º de la ESO, y al 84% de estos alumnos entre 12 y 16 años, les han vendido alcohol en estas tiendas de alimentación.Solo hace falta un poco más de justicia en este país, y no pasar cosas como estas por alto, no hay más que ver los resultados, más de un 80% de los jóvenes ya ha probado el alcohol antes de los 16 años, esto en EEUU no ocurre, hasta los 21 años no es legar consumir alcohol, y ahí cuando dicen 21 dicen 21...

    En conclusión, no podemos intervenir en la educación que unos padres le dan a su hijo, ni en las modas que se lleven en la sociedad, pero si no queremos que haya muertes de niños de 12 años por comas etílicos, en lo que si podemos intervenir es en hacer que el alcohol no sea accesible para menores de 18, de esta manera si no se vende no se consume.


    ResponderEliminar
  2. ALMUDENA GARCÍA GALINDO

    Desgraciadamente no es la primera vez que escucho que un menor ha muerto por coma etílico. Hay niños que empiezan a beber desde edades muy tempranas porque quieren sentir cosas nuevas, saber qué es estar borracho, pero esto es solo un ejemplo, también sucede con sustancias ilegales como las drogas. Las personas sienten atracción por saber sus efectos probándolos ellos mismos pero el problema no está en eso ya que no pasa nada si lo pruebas con cuidado una vez, el problema viene cuando te gusta lo que te provoca , cada vez quieres tomar más, más veces y durante más tiempo y haces caso a esas ganas de tomar. Este tipo de sustancias crean una adicción que se pueden controlar de cierto modo, pero es muy fácil dejarse llevar por ellas y terminar tocando suelo.
    Esto se vuelve un problema más grande porque cada vez niños de edades más tempranas quieren tomar dichas sustancias y aunque ellos piensen que por unas pocas veces no pasa nada, sí que pasa. Terminan llegando al punto en el que no se pueden controlar y pasa lo que le pasó a la niña de San Martín de la Vega.

    En todo esto normalmente no tienen la culpa los padres. Es muy fácil mentir a alguien diciendo que vas a un sitio a hacer una cosa cuando vas a hacer lo contrario. Es muy difícil controlar qué hace tu hijo y con quién se junta. Solo el niño sabe realmente lo que hace y pienso que niños con 12 años ya tienen la suficiente independencia mental como para saber si algo está bien o no y sus consecuencias.

    Ellos las prueban con la intención de divertirse o sentirse mayores y libres para hacer lo que quieren y tomar sus propias decisiones sobre ellos mismos, de lo que no se dan cuenta es de que ya crecerán y harán todo eso quieran o no.

    Para mi ver no hay que intentar ser mayor de lo que eres, tienes que aprovechar el momento de tu vida en el que estás y ya llegarás a edades adultas para hacer todas esas cosas. Todo lo bueno y malo te llegará sin que lo busques, así que vive el momento porque habrá días que quieras volver al pasado y no podrás.

    ResponderEliminar
  3. Eva Fernández B1ACT

    No es lógico que en la actualidad, niños que deberían estar jugando y disfrutando de su infancia quieran parecer adultos y maduros de esta manera. Lo único que consiguen con esa conducta es perder su niñez, que es algo que nunca podrán recuperar.

    La infancia es algo maravilloso, en la que tu mente está en su momento más creativo. Crees que todo es posible ya no puedes poner límite a tus pensamientos; por ese motivo el cuerpo de una niña debería haber estado pleno de sueños e ilusiones, no de vodka y de ron…

    Es algo triste saber que prefirió dejarse influenciar por los actos del resto, que ver la magia del mundo que poco a poco iría desapareciendo para ser sustituida por la realidad de la madurez.

    Por este motivo pienso que es realmente sorprendente que sus padres consintieran ese comportamiento. De acuerdo a la investigación que se realizó, sus padres conocían las “actividades” que realizaba su hija. No entiendo la razón de por qué dos personas que deben protegerte, toleren esos actos. Y ya no es solo por la pérdida de su niñez, sino también por las repercusiones que podría haber sufrido en un futuro. Además de las neuronas que se pierden en una borrachera, también habría sufrido problemas en el hígado.

    Pero lo peor de todo esto, es que hay niños que a pesar de conocer esta noticia seguirán bebiendo y perdiendo su inocencia con cada chupito.


    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares