miércoles, 14 de octubre de 2015

El dibujo que conmueve a Baviera. "Dos Caras de la Misma Moneda"

Dos Caras de la Misma Moneda.

Por: Alberto De Miguel.


   En Baviera, los policías que se están ocupando del transito de los refugiados han quedado sorprendidos y conmovidos por el dibujo de un niño sirio, del cual se desconoce su nombre.

       

   Según el portavoz de la policía de Baviera, Fabian Hüppe, el chico pintó el dibujo mientras esperaba en un centro donde se realizan los registros de los refugiados. El trámite puede llegar a durar días por lo que se pone a disposición de los niños utensilios para pintar y dibujar. Muchos niños regalaban sus dibujos, pero en concreto quedaron emocionados al ver uno en el cual se expresaba el horror de la guerra y la esperanza. Todo ello, bajo los ojos de este niño.

     En el dibujo se pueden ver las dos escenas que vive el chico, por un lado se ve el horror de la guerra, y por otro la esperanza que supone para él y su familia llegar a Alemania.

   Sin duda la guerra está provocando mucha desgracia a toda la gente que la sufre. Simplemente decir que me da vergüenza que ocurra esto. Explicaré que mis palabras no son en contra de que esa gente busque en otra tierra algo mejor, pues se ven forzados a ello. Lo que me da vergüenza de que sucedan estas cosas es que se podrían evitar en gran medida, o al menos no acrecentarlas. Esto es solo una solución a corto plazo. No todos podrán beneficiarse de las ayudas, o a la larga no se podrá mantener la ayuda para que todos puedan vivir en optimas condiciones. Muchos de ellos se verán otra vez en la pobreza, y obligados otra vez a luchar por alimentarse a ellos y a sus familias. Esto desencadenará, como bien hemos visto en otros casos, situaciones indeseadas tales como: robos, por poner el más sencillo de los ejemplos. 

     Sé que es imposible que el sufrimiento del mundo desaparezca, comprendo que es algo más de la vida. Pero sé que es posible cambiar muchas cosas, sé que existe el poder para cambiar las cosas. Y por eso me molesto en escribir estas líneas. Porque existe esa posibilidad, y la gente que realmente puede hacer algo para cambiarlo, no lo hace. Eso simplemente, me entristece.

     La vida es como una moneda, en una cara el sufrimiento, y en otra la felicidad. Sin esas dos caras la moneda dejaría de ser moneda, y por ello, el mundo dejaría de ser mundo. Pero en el fondo, yo, y espero que muchos otros, sigamos teniendo dentro de nosotros ese niño ingenuo que solo quiere una moneda con una sola cara.